No queremos perros perfectos


Existe el perro perfecto? La raza perfecta?


Por supuesto que no. Y así como no existe la perfección en las personas, tampoco existe la perfección en los perros. Así como tampoco existe una sola raza, que se acomode a todas las personas, y que sea la mejor para todo.

Pero si bien no existe el perro ni la raza perfecta, existen algunos básicos, que he ido descubriendo en los años de oficio y que he visto, nos aseguran una convivencia grata y nos permiten ir creando una relación ideal, mejorando algunos otros aspectos no tan básicos a lo largo de la corta vida, en relación a la nuestra, de nuestro mejor amigo de cuatro patas.

A continuación les detallo mis básicos, los básicos que he ido descubriendo a lo largo de los años de entrenamiento:


Jürgen, rottweiler de 10 meses

- Que tenga una buena inhibición de la mordida. Esto quiere decir, que sepa la fuerza que tiene su mandíbula, y el daño que puede ocasionar. Y que así, como puede usar toda su fuerza para romper un hueso que le entreguemos para mordisquear, debe saber controlar la fuerza cuando deba comunicarse con sus pares y con los humanos. De esta forma, evitaremos los accidentes, las mordidas que terminan dejando a la gente en el hospital y a los perros en la veterinaria. Independiente de la raza con la que estemos tratando, ya sea un pug o un rottweiler, si tiene una buena inhibición de la mordida, y debe morder, por que tiene miedo o dolor, a lo sumo nos generará un rasguño en vez de mordernos con toda su fuerza. En la foto de abajo, les muestro a Lara, una labradora de 12 años, ella tiene una buena inhibición de la mordida, es por esto que puede estar con niños y uno puede estar tranquilo, observando, siempre observando la relación de los niños con los perros, sabiendo que daño no les generará en el caso en que se caigan encima u ocurra algún otro imprevisto.


Lara, labradora de 12 años.

- Que sea sociable con personas y en situaciones cotidianas. Por ejemplo, que podamos abrirle la puerta de la casa a nuestros invitados y no tengamos que estar encerrándolo, por que no sabemos cómo puede reaccionar. Que sea un perro que sepa distinguir las distintas situaciones, y no mal interprete señales, como que un invitado nos esté dando un abrazo y nuestro perro ataque pensando en que nos están haciendo daño. Que en los controles con el veterinario deje que lo examinen y en sus baños y peluquería no haya mayor problema con manipularlo. Que pueda andar en auto sin entrar en pánico.

- Que identifique las zonas donde hacer sus necesidades. Que nuestro perro sepa donde debe orinar y defecar mejora la convivencia enormemente. Salir al patio y estar preocupados de dónde estará el popó de nuestro perro para no pisarlo, es un poco fastidioso. O el ver marcados con orina los muebles y las alfombras, puede ser muy frustrante. Abajo está Nikki usando su baño para defecar.


Nikki, scottish terrier de 1 año y medio.

- Que no destroce objetos del hogar. Además de cuidar nuestro bolsillo por que no debemos reparar las cosas rotas, nos hace más grato el volver al hogar y el estar junto a él. Además disminuyen las probabilidades de accidentes físicos y de salud por comer cosas indebidas.

- Que cuando quede solo, quede tranquilo. El irse de la casa dejando a un perro llorando, es muy angustiante tanto para el dueño como para el perro, claramente. El irse de la casa y ver que nuestro perro queda tranquilo es relajante. El estar nosotros adentro de la casa y que nuestro perro no esté ansioso por entrar o estar cerca nuestro, es un agrado. Es importante que nuestro perro esté seguro, tranquilo y feliz, estando nosotros presentes o no.


Leyla, mestiza 6 meses.

- Que no se escape de la casa. El tener un perro escapista puede ser un dolor de cabeza y angustia para el dueño, un peligro para el perro y un peligro para la comunidad. Cuando está en la calle, además de poder perderse, nuestro amigo, puede sufrir un accidente y/o generar un accidente que involucre a humanos. Añadiendo de que en la calle, pueden romper la basura, lo que atrae a los ratones. Al defecar en las calles también aumentan las enfermedades parasitarias contagiadas desde los perros a los humanos.


Estos son mis básicos, ojalá que les hayan gustado. La verdad es que pienso que el perro de uno, sea como sea, siempre será perfecto, y que aunque uno alegue por muchas cosas en de contra él, siempre lo encontraremos perfecto así como es. Aunque esto no quiere decir que debemos relajarnos. Y de todas formas, vale la pena trabajar con ellos desde que son chiquititos para poder tener estos básicos en su adultez y poder disfrutarlos al máximo.


Si te gustó, por favor dale like al artículo.


Gracias!






  • Facebook - Círculo Negro
  • Instagram - Negro Círculo
  • Twitter - Círculo Negro

 +56992389783

educacioncanina.cl@gmail.com

Santiago de Chile